Líderes en formación de líderes desde 1992

Curioso, en la actualidad la mayor parte de la gente se queja de sentirse abrumado y exhausto por las actividades que realizan tanto en su vida personal como en la laboral.

Pensándolo un poco quizá la respuesta a este problema te podría sorprender: obviamente que no será por falta de tiempo, hay un factor en la actualidad que nos está afectando a todos: pasarse el tiempo haciendo malabares intentando hacer muchas cosas a la vez. Verificar correo, mensajería instantánea, Facebook, internet, etc. Nos vemos haciéndolo en juntas, conduciendo el auto, al estar con la familia, en plena conversación con los amigos etc.

Se come rápido, en ocasiones en el mismo lugar donde se trabaja. Se “aprovecha” este momento para revisar redes sociales, enviar textos, contestar mensajes etc.

El mayor costo de hacer muchas cosas a la vez, como las anteriores, es un declive, gradual en tu productividad y de alguna manera en la propia felicidad.

Cuando se adquiere el hábito de dividir persistentemente la atención, nos enganchamos parcialmente en toda actividad, pero raramente nos enfocamos en una. Y esta falta de atención te termina llevando de una actividad a otra, de arriba abajo y sin sentido.

Enfocarse

Seguramente en alguna ocasión, quizá en un día de campo, te enseñaron a hacer fuego con una lupa o con un vidrio. De verdad que el recordarlo nos da una gran lección. Si la movías de una rama a otra continuamente, así fuera el día más soleado del año, no conseguías nada. Cuando la fijabas e intentabas concentrar los rayos de sol en un punto fijo, entonces conseguías lo que querías: fuego.

Te decía: la naturaleza nos brinda una gran lección demostrándonos el poder de conseguir algo cuando se enfoca en una sola cosa.

Tu oportunidad, ahora, es darte cuenta que tu eres esa lupa en tu propia vida, y que puedes intencionalmente concentrar toda tu energía en una sola cosa a la vez. Cuando se hace de esta manera, obtendrás “llamaradas” que harán que se muevan tus proyectos, consigas tus sueños y que mejoren tus relaciones y por supuesto estar menos estresado.

¿Cómo conseguirlo?

1. Quita de tu escritorio cualquier cosa que pueda distraerte: la foto de tus hijos, algún adorno; cualquier cosa que no vayas a usar en ese momento; tu teléfono celular, etc. Que queden fuera de tu vista.

2. Deja únicamente aquello en lo que estás trabajando

3. Ponte tiempos específicos para consultar tus correos electrónicos

4. Si vas a usar el internet, pon atención de no distraerte de lo que estás buscando específicamente. Lo sabes muy bien: ¡Es tan fácil distraerte y perderte cuando se usa este medio!

5. Determina momentos para consultar tus redes sociales. Quítale sonidos a tu mensajería, exígete a revisarlos en los momentos que determinaste.

Sabemos que puede ser difícil y que se encontrarán mil y un pretextos para no hacerlo como se te sugiere, me gustaría decirte lo que afirman algunos: “recuperarse de una interrupción y volver a lograr el nivel de concentración que se tenía, puede llevar hasta veinte minutos” ¿Exagerado? Probablemente, pero sabemos que cuesta volver a concentrarse.

Sí, se requiere disciplina, auto exigencia, pero es la única manera de hacer rendir el tiempo, sacar adelante tus actividades y sentirte poco estresado al final del día.

Hacer una cosa a la vez, posiblemente tomarte un respire y volver a comenzar. Haciéndolo de esta manera, notarás cambios en tu vida. ¡De verdad!

¡Atrévete!

José Luis Castañeda Lerma