Líderes en formación de líderes desde 1992

Fuerza voluntad Einstein min

Comentábamos en el boletín anterior que la voluntad en muchas ocasiones permanece como en duermevela y que, al requerirla para hacer lo que nos proponemos, termina por no responder como quisiéramos o como la necesitamos.

Afirmábamos además que, es en el vencimiento personal en pequeños detalles como podríamos hacerla reaccionar y fortalecer poco a poco. Las cosas grandes, para realizarlas, requieren de una voluntad fortalecida en las cosas pequeñas de cada día.

Vamos a concretar con algunos ejemplos, que el lector puede enriquecer, cómo se puede llevar a efecto este fortalecimiento de la voluntad:

Con los demás en la casa y el trabajo:

• Saludar a todas las personas

            • Interesarnos por las actividades de nuestros hijos

            • Tratar amablemente a las personas que no nos son simpáticas

            • Esforzarnos por escuchar activamente a los demás

            • Tener algún detalle de servicio con las personas que trabajan cerca de nosotros

            • Permitir que nuestra pareja descanse un poco

            • Buscar intencionalmente, un detalle para vivir con nuestra pareja

            • Saber ceder en nuestros gustos personales

            • Dejar cada cosa que se usa en su sitio

            • Agradecer cualquier servicio que nos brinden

En las comidas

           

• Comer un poco menos de lo que más nos gusta

            • Comer un poco más de lo que menos nos gusta

            • Retrasar la bebida en la comida

            • Retrasar el fumar

            • No quejarse cuando algo no es de nuestro agrado

            • Comerse lo que nos sirvan

Otros

            • Preguntarnos con frecuencia si estamos haciendo lo que debemos hacer

            • Exigirnos austeridad en el uso de los medios electrónicos como el internet

            • Al sentarnos a hacer un trabajo no pararnos si no es necesario

            • Terminar los libros comenzados

            • Conocer nuestro límite en las bebidas y no llegar a éste

            • Contestar los mails que requieran respuesta

            • Levantarse a hora fija

            • Al fumar procurar no hacerlo si hay personas a las que les molesta

            • Limpiar el auto

            • Evitar el quejarse de cualquier cosa

            • No explotar con tanta facilidad

            • Si se debe de reconvenir a alguien, no hacerlo en público

            • Cumplir con nuestros deberes religiosos sin falsas excusas

            • Aprender a concentrarse en el trabajo

            • No oír tanta música o permitir que los demás oigan la que les gusta a ellos

            • Cuidar que en nuestro porte exterior no haya nada chocante

            • Aceptar las sugerencias y consejos de los demás

            • Agradecer cualquiera reconvención que nos hagan sobre nuestra persona

            • Dormirse a hora fija

            • Aprender a examinarnos en nuestro proceder, dedicando un par de minutos diarios a este tipo de actividad, etc.

            • No hacer de nuestros dolores tanta alharaca

¿Pequeñeces?, con este tipo de aparentes insignificancias se forja el carácter de las grandes personalidades. Con constancia y perseverancia en los detalles pequeños, la voluntad sale fortalecida. ¿Has visto como se hacen los tapetes persas?, un hilo detrás de otro y un nudo y otro y otro. El hilo y los nudos son aparentemente insignificantes, pero puestos en su sitio termina haciendo algo que vale la pena.

En lo personal , me hace reflexionar mucho el autor de «Camino» en uno de sus puntos donde comenta:« ¿Has visto como levantaron aquel edificio de grandeza imponente? –Un ladrillo y otro. Miles. Pero uno a uno.-Y sacos de cemento, uno a uno. Y sillares, que suponen poco, ante la mole del conjunto.-Y trozos de hierro.- Y obreros que trabajan día a día, las mismas horas…¿Viste cómo alzaron aquel edificio de grandeza imponente?...-¡ A fuerza de cosas pequeñas!»

 

José Luis Castañeda Lerma